Uncategorized

DOS MÁS DOS

Todos sabemos cuántos pasos hay,

compañeros, de la celda

hasta la sala aquella.

Si son veinte,

ya no te llevan al baño.

Si son cuarenticinco,

ya no pueden llevarte

a ejercicios.

Si pasaste los ochenta

y empiezas a subir

a tropezones y ciego

una escalera,

ay, si pasaste los ochenta,

no hay otro lugar

donde te pueden llevar,

no hay otro lugar,

no hay otro lugar,

ya no hay otro lugar.

Ariel Dorfman

You may also like...