MESA SOCIAL Y COMUNITARIA POR LA VIDA DIGNA DEL CATATUMBO

Posted

REFLEXIONES SOBRE EL RECIENTE PARO EN CATATUMBO

Miles de campesinos y campesinas de la región del Catatumbo se movilizaron desde el 11 hasta el 16 de octubre de 2017 en el marco de la jornada nacional de indignación. Las comunidades aglutinadas en el movimiento comunal, decidieron salir a protestar ante la grave crisis social y humanitaria generada por abandono estatal y el actual modelo económico. Previamente discutieron y aprobaron un pliego de peticiones con cuatro componentes: salud, educación, Infraestructura vial y solución a la problemática de los cultivos de uso ilícito.

En el municipio de Ábrego, más concretamente en la vereda Oropomo, kilómetro 15 en la vía a Ocaña se aglutinaron campesinas y campesinos provenientes de la parte alta y media de Catatumbo; a unos cien kilómetros otro grupo del sector comunal, proveniente de la parte baja se tomaron las vías que conducen de Cúcuta a Tibú y Ocaña. Un kilómetro antes, más de tres mil arroceros se agolparon en la misma carretera exigiendo mejores condiciones para la producción y comercialización del arroz, en especial, el aumento del precio de la carga, disminución del costo de insumos y la congelación de importaciones de este producto, además de la renegociación de los Tratados de Libre Comercio que afectan al “agro colombiano”. El tránsito de vehículos en estos tres últimos puntos, fue restringido en su totalidad como medida de presión legítima de las comunidades.

En concreto existieron dos tipos de movilización, que aunque coordinadas, sus motivaciones y exigencias eran distintas. Los arroceros, como ya se indicó, protestaron por mejores condiciones para la producción y comercialización de su producto; además de exigir la aprobación de una ley que protegiera el pequeño y mediano productor. El Movimiento Comunal del Catatumbo se movilizó exigiendo solución a los problemas de fondo originados por el abandono social del Estado. Aunque se pensaba que el paro fuera prolongado en esta ocasión el gobierno departamental generó las condiciones para instalar una mesa de negación con los voceros del movimiento comunal; por lo que el 15 de octubre en horas de la noche se firmó el acta que crea la “Mesa Social y Comunitaria por la Vida Digna del Catatumbo”.

Exactamente 30 años después de las marchas campesinas del Nororiente colombiano; las comunidades de la región, de nuevo se movilizan exigiendo condiciones de vida digna. En esencia son las mismas peticiones, los mismos problemas; nada distinto a las obligaciones del Estado cuya  clase política mezquina ha preferido incumplir acuerdos producto de la movilización optando por respuesta represivas.

En acta del 15 de octubre firmada la vereda Oropomo de Ábrego los delegados del Gobierno Departamental aceptaron: 1) “reconocimiento y respeto del derecho a la protesta social; 2) reconocimiento de la crisis estructural y humanitaria en la región del Catatumbo; y 3) la creación de “la mesa como un espacio político de interlocución y solución a las exigencias plasmadas en el pliego de peticiones”.

A pesar de las amenazas veladas de intervención represiva por parte del Ministro de Defensa y del twitter del expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez en la que hace apología para continuar el genocidio contra el campesinado colombiano, la jornada de protesta fue un éxito en la medida que se logró visibilización del movimiento comunal como sujeto político de gran incidencia en el país; además:

– Al instalarse la «Mesa Social y comunitaria por la vida digna del Catatumbo» continúa una labor aún más ardua para el movimiento comunal, en aras de lograr que se materialicen las exigencias de su pliego de peticiones. Esto conlleva preparación de los líderes y lideresas y el apoyo de las organizaciones sociales que acompañan sus luchas.

– Lograr los objetivos propuestos, representa un empoderamiento para el movimiento comunal.

– Se destaca y se hace un reconocimiento a la participación protagónica y determinante de las lideresas campesinas y jóvenes durante la actividad, lo que reafirma la necesidad de fortalecer la organización y participación de la mujer en el movimiento comunal y de forjar las nuevas generaciones para la lucha del campesinado en la defensa del territorio.

– Se logró denunciar de forma clara y expresa ante la Institucionalidad, la corrupción que permea todos sus niveles, catalogándola como una de las principales razones (si no la más determinante) para que no haya una solución a los problemas estructurales para el campesinado Catatumbero.

El 16 de octubre las comunidades campesinas regresaron a sus lugares de origen expectantes ante los compromisos adquiridos por el gobierno regional y locales.

La movilización demostró que no existe medios distintos para la reclamación de derechos. Como siempre, mujeres y hombres decididos a luchar por todo aquello que ha sido negado sistemáticamente; con voz firme manifestaron con franqueza a los delegados de las distintas entidades del Estado que en caso de incumplimiento, acudirán nuevamente a las vías de hecho como expresión del derecho a la protesta social.

17 de octubre de 2017

EQUIPO JURÍDICO PUEBLOS

Comentarios