VÍCTIMAS

 

En Colombia la mayoría de las víctimas se originan por una práctica social Genocida diseñada por la clase política y económica que ha detentado el poder desde antes de la conformación de la República. El conflicto armado ha sido un pretexto para ocultar las políticas de exterminio del movimiento popular en beneficio de los intereses de las clases dominantes. Desde esta perspectiva, el EJP acompaña el proceso organizativo de colectivos sociales víctimas del terrorismo de Estado.

 

El accionar jurídico es solo una parte del proceso de búsqueda de escenarios de justicia para los más altos responsables de crímenes internacionales. Comprendemos a las víctimas y sus familiares como sujetos políticos que asumen posturas dignas que permiten luchar contra la impunidad.

 

El litigio estratégico caracteriza nuestro activismo en derechos humanos; acciones integrales que pretenden desenmascarar las prácticas genocidas diseñadas desde los más altos estamentos oficiales en beneficio de élites económicas. La dignificación de las víctimas solo es posible cuando el movimiento popular revindica el sueño de sociedad por el que miles de mujeres y hombres han sido asesinados, desaparecidos, torturados, desplazados y encarcelados de manera sistemática.